Interfaz ciencia – política para la acción climática

cdmx pano

El proyecto identifica las capacidades institucionales existentes para la acción climática-ambiental en el ámbito de los gobiernos locales que comprenden la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Tiene la finalidad de habilitar y potenciar, desde la (co)generación de conocimiento, nuevas oportunidades de actuación desde lo local, pero en vinculación con otros niveles de gobierno, incluyendo el ámbito parlamentario.

El área de estudio cubre una superficie de 7,866 kilómetros cuadrados y está habitada por 20.89 millones de habitantes, según datos de 2015. Su estructura económica es fundamentalmente de servicios y genera aproximadamente el 25% del PIB nacional, lo que según advierte la OCDE , es 5% menos que otras zonas metropolitanas con una población similar tales como Londres o París. Pese a ello, según EVALUA , la incidencia de pobreza alcanza el 51.1% en la CDMX y el 73% en el Estado de México, este último caso un punto porcentual arriba del promedio nacional en 2018 (los datos de EVALUA son mayores que los del Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social - CONEVAL ; según el Consejo, la pobreza afectaría al 38.3% de la población de la CDMX y al 51.4% de la del Estado de México).

panorama-polit-zmvm

De acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), la delimitación de la ZMVM comprende las 16 alcaldías de la Ciudad de México (CDMX) y 59 municipios del Estado de México y Tizayuca, Hidalgo.

Del total de las 76 demarcaciones territoriales que la componen, 52 son municipios centrales (o "ciudad central"). Los municipios exteriores son en cambio demarcaciones cuya relación se establece, sea por diversos criterios estadísticos y geográficos, o bien de planeación y política urbana. Los primeros refieren a la distancia (no más de 15 km de distancia de la ciudad central), la integración funcional al trabajo (al menos 15% de su población trabaja en municipios centrales), la población ocupada en actividades no primarias (igual o mayor al 75%), y a la densidad media urbana (de por lo menos 20 habitantes por hectárea). Los segundos refieren a la declaratoria de los municipios como parte de la zona conurbada o metropolitana, a su consideración en la Estrategia Nacional de Ordenamiento Territorial y el Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio.

El espacio metropolitano se conforma entonces por demarcaciones con características territoriales diversas, desde biofísicas hasta socioeconómicas, contexto en que su integración supone toda una complejidad tanto institucional como administrativa. El diseño e implementación coordinada de las políticas públicas es en consecuencia todo un reto, una situación que como da cuenta la OCDE, se agrava debido a la falta de marcos robustos de planeación regional estratégica a escala metropolitana que cuenten con un adecuado financiamiento y suficientes capacidades institucionales a escala local. A ello se suma el heterogéneo panorama de fuerzas políticas que operan en la ZMVM, contexto que refuerza el reto antes mencionado, sobre todo de cara al arribo de nuevas fuerzas políticas (véase mapa del panorama político actual en la ZMVM).


El reto climático-ambiental en la ZMVM

Según el Inventario de Emisiones de la Ciudad de México de 2016, la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM), emitió ese año 62.3 Gt de gases de efecto invernadero (GEI), de los cuales 22 Gt correspondieron a la CDMX. Además, la ZMVM emitió otros contaminantes criterio, entre los que destacan el monóxido de carbono y los compuestos orgánicos volátiles que presentaron un volumen de 728,561 tons/año y 416,089 tons/año, respectivamente.

img-lamina-proyecto

A tal situación, que deriva de un sustancial parque vehicular y la presencia de actividades productivas, muchas de ellas contaminantes (véase mapa con las principales características generales de la ZMVM), se suman otras cuestiones, especialmente en materia de gestión de residuos sólidos y aguas residuales. Otros retos se relacionan a la preservación de áreas naturales protegidas, parques estatales, suelo de conservación o figuras similares de protección de zonas de valor ambiental en un contexto de continua expansión de la mancha urbana, pero también de agudización de los efectos del cambio climático y la degradación ambiental. Tales espacios, que concentran buena parte de los servicios ambientales de la ZMVM, presentan múltiples asentamientos irregulares, disposición ilegal de residuos (incluyendo aquellos de manejo especial), procesos de tala clandestina, además de incendios recurrentes, entre otras afectaciones.

Por lo arriba descrito, los retos son múltiples, complejos y espacialmente diversos, tal y como también lo son las capacidades institucionales existentes a escala local y que se traducen en capacidades diferenciadas para la acción, no sólo para afrontar los problemas actuales, sino también los retos que supone una mayor degradación ambiental y la agudización de los impactos del cambio climático en el futuro.

zona metropolitana con plan

Cabe precisar que, a pesar de que la CDMX cuenta con un Atlas de Riesgos, una Estrategia y un Programa de Acción Climática y que su Constitución incorpora elementos de sustentabilidad (véase especialmente su Título Tercero), y aún cuando el Estado de México cuenta con un Programa Estatal de Acción Ante el Cambio Climático y un Atlas de Riesgo ante el Cambio Climático, en términos generales aún no existen capacidades locales lo suficientemente robustas, ni una coordinación adecuada en materia de acción climática-ambiental a nivel metropolitano. Ello se expresa en la limitada existencia de programas de acción climática a escala municipal pues de los 76 municipios de la ZMVM, sólo 14 cuentan con alguno (véase mapa); situación a la que se suma el desconocimiento público acerca de los avances alcanzados por dichos programas.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis, un organismo de coordinación política constituido en 2013 que supone llevar a cabo la planeación y ejecución de acciones en materia de protección al ambiente, de preservación y restauración ecológica en la megalópolis, lo que incluye el "combate al cambio climático", hasta el momento se ha enfocado más en el mejoramiento de la calidad del aire, esencialmente a través de la verificación vehicular en la zona megalopolitana, la cual comprende los 76 municipios de la ZMVM y 164 municipios más, es decir, en las 16 alcaldías de la CDMX y 224 municipios del Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala. Y aunque también implementa otras medidas en materia de normas técnicas, el monitoreo de emisiones de fuentes fijas, la mejora de la circulación del transporte de carga, el fomento de modalidades de transporte público sustentable o para la conformación de un sistema de información para la gestión de residuos sólidos, aún existe un espacio considerable de oportunidad para la acción, especialmente aquella que de manera coordinada emana desde lo local.

El propósito de este proyecto es elaborar un diagnóstico sobre las capacidades institucionales a escala local en tanto piezas clave de la gobernanza climática-ambiental, aunque ciertamente no las únicas. Y es que en efecto, debe reconocerse que entre los actores que son igualmente relevantes, no sólo están otros niveles de gobierno (incluyendo entidades para la gestión metro y megalopolitana), sino también la sociedad civil organizada, el sector privado y los actores internacionales con incidencia en el área de estudio.

Con el apoyo del International Network for Government Science Advise (INGSA) y el International Development Research Centre (IDRC), el proyecto ha desarrollado un índice de capacidades institucionales climáticas–ambientales locales (ICI-CLIMA). La valoración de las capacidades desde ICI–CLIMA ha permitido conformar un repositorio de información documental y de campo que busca perfilarse como una base de datos "viva", es decir, en permanente actualización y mejora.

El diagnóstico ICI–CLIMA 2019 se presenta a nivel metropolitano, así como para el caso del conjunto de municipios o alcaldías de cada uno de los estados que componen la ZMVM, es decir, para la CDMX, el Estado de México e Hidalgo. Los resultados obtenidos, se han validado mediante trabajo de campo y el diálogo con tomadores de decisiones a cargo de la agenda ambiental y climática en municipios y alcaldías de la zona de estudio. El taller de parlamentarios y tomadores de decisiones "Hacia una agenda coordinada de acción climática - ambiental para la ZMVM" fue parte de dicho proceso.

Ver resultados del proyecto


international_network
idrc_canada

Responsable e investigador principal: Gian Carlo Delgado Ramos. Mantenimiento y programación del sitio: Manuel de Jesús Chimal Hernández. Asistente técnico: Rodolfo Ortega León. Colaboración en el desarrollo de la base de datos de alcaldías y municipios: María Fernanda Mac Gregor Gaona. Revisión de principal problemas ambientales registrados en medios de comunicación digitales e impresos: Cinthia Hinojosa (hasta agosto de 2019) e Isack Lara Martínez. Diseño gráfico: Rodrigo Muñoz Montiel.

Nos adherimos a los principios de licencia Creative Commons Atribución No Comercial 4.0 Internacional que permite a terceros copiar y distribuir el material del sitio por cualquier medio o formato así como adaptarlo, siempre y cuando se mencionen todos los créditos correspondientes, precisando sin excepción alguna si se hicieron cambios al material original. En ese último caso, ello no supone el endoso de parte de la Plataforma de Conocimiento para la Transformación Urbana. Todo contenido de este sitio no puede ser usado para propósitos comerciales. Este sitio cumple con lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares de México .

cc1-icon
gogaddy-icon